15 enero 2018

Trucos para hacer un guacamole perfecto

Sumergir tu snack en salsa guacamole y comprobar que la combinación está buenísima, es disfrutar de un buen momento. Para que puedas hacer un guacamole que cumpla tus expectativas, te damos unos trucos para que te salga perfecto.

La salsa guacamole es la mezcla de aguacate molido con diversos ingredientes, de hecho, “guacamole” en lengua náhuatl –propia de Centroamérica en el s.V-  y significa precisamente esto: aguacate (ahuacalt) y molido/salsa (molli). Hay quienes añaden al guacamole trozos de tomate, comino e incluso ajo. Nosotros te proponemos una versión fresca y algo picante para 4 personas que consiste en: 3 aguacates, cebolla tierna, jalapeño, sal, cilantro y limón.

 

1 – Escoge buenos aguacates

A menudo, se cree que cuando el aguacate está muy maduro (es decir, extremadamente blando) es ideal para elaborar guacamole, sin embargo no es así ya que el aguacate tiene que estar en su punto. Cuando el aguacate está en su punto óptimo no tiene burbujas bajo la piel, se puede comprobar tocándola suavemente. En cuanto a variedades, te recomendamos la Hass por su textura mantecosa y gran sabor.

2 – Nunca uses licuadora

El guacamole tiene que tener textura granulosa, por eso nunca uses una licuadora o batidora eléctrica para suavizarla.

3 – Primero machaca los ingredientes, luego el aguacate

Primero corta la cebolla a dados y machácala ligeramente a mano con un mazo para que suelte un poco de jugo. Luego haz lo mismo con el jalapeño y por último añádele el aguacate cortado y empieza a triturarlo todo junto. Finalmente añade el cilantro, la sal y mézclalo todo.

4 – Utiliza el hueso y zumo de limón para que no se oxide

El aguacate rápidamente se oxida y empieza volverse marrón y poco apetitoso, lo mismo sucede con el guacamole. Para solventar esta situación, cuando tengas el guacamole listo añádele un poco de zumo de limón y coloca el hueso del aguacate encima de la salsa para que actúe como antioxidante.

Puedes adaptar el guacamole a tu gusto o al gusto de tus invitados. Si a alguien no le gusta el picante, puedes eliminar el jalapeño de la receta y poner menos cebolla. De la misma manera que si lo vas a consumir de inmediato puedes prescindir del limón.

5 – Combínalo con Texicos

El guacamole se puede acompañar con snacks y tortillas. Nosotros te recomendamos que lo pruebes con los Texicos de Frit Ravich. Unos snacks crujientes y elaborados a partir de maíz y que su forma triangular los hace perfectos para combinarlos con salsas. Puedes encontrarlos en versión original o en su versión picante “tex-mex”.